anunciamos tu reino

 Cuando se cumplió el tiempo en que él había de ser recibido arriba, afirmó su rostro para ir a Jerusalén.

 Y envió mensajeros delante de él, los cuales fueron y entraron en una aldea de los samaritanos para hacerle preparativos.

 Mas no le recibieron, porque su aspecto era como de ir a Jerusalén.

Viendo esto sus discípulos Santiago y Juan, dijeron: Señor, ¿quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, como hizo Elías, y los consuma?

 Entonces volviéndose él, los reprendió, diciendo: Vosotros no sabéis de qué espíritu sois;

 porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas. Y se fueron a otra aldea. (Lucas 9;51 ss.)

 

gallery/d12e604c7eb0923885bd6a831c219539_330x120
gallery/d95b465a6019f7206ce1c8fbb953258f_300x110
gallery/ebc7df14711f5397dd43945b1c5001fa_320x123.87096774194
gallery/9171204cfb7792156d5338f072892769_290x110
gallery/96c33e0b6b6951ffaafa4d135620271a_290x80